Todos los nombres

Archivo documental de la Guerra Civil en Burgos

Buscar

Datos de 7025 Víctimas

[ Saltar navegación ]

El Exilio

El presidente de la República, Manuel Azaña Díaz, en el año 1938 se trasladó con el Gobierno primero a Valencia y posteriormente a Barcelona. El 18 de julio de 1938, con motivo del segundo aniversario del inicio de la guerra, Azaña pronunció en Barcelona el conocido discurso de “Paz, Piedad y Perdón”, su intención era solicitar a los vencedores el retorno a la concordia nacional, los republicanos eran conscientes de que la guerra estaba perdida.

Según se desarrollaba el conflicto bélico y a medida que iban cayendo las posiciones republicanas frente al avance de las tropas nacionales, los que provenían de las regiones del País Vasco, Aragón y Cataluña tomaron principalmente el camino escape por la frontera francesa. Tras la caída del frente catalán entre enero y febrero de 1939 se produjo un gran éxodo hacia Francia con de cerca de 465.000 republicanos españoles entre los que se encontraban unos 70.000 niños que iban con sus madres u otros familiares. La gran mayoría de estas gentes dejaron sus hogares pasando la frontera a pie, formando largas columnas y aterrados por los bombardeos, la falta de alimentos y ante las posibles represalias del ejército franquista hacía los denominados “rojos”.

Con fecha 1 de abril de 1939, Francisco Franco firmó el ultimo parte de guerra: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La Guerra había terminado”.

El conflicto no terminaría aquí y se convertiría en una odisea épica para los exiliados. Al cruzar la frontera francesa los españoles derrotados esperaban ser recibidos como refugiados, por el contrario, se les trató como si fueran “delincuentes”. Los milicianos fueron despojados de sus armas y se produjeron separaciones familiares. La Garde Mobile francesa formó un primer grupo compuesto por hombres que serían enviados a improvisados campos de acogida “camp d’accueil” que resultaron ser campos concentración sin ningún tipo de condición sanitarias y vigilados por las tropas senegalesas, el segundo grupo estaría compuesto por las mujeres, los niños y los ancianos los cuales fueron enviados a campos de tránsito o refugios en diferentes pueblos del interior de Francia.

Ante las presiones que ejercía el gobierno francés para que retornaran a España y las precarias condiciones que se encontraron, algunos refugiados regresaron voluntariamente a España, pero la mayoría de ellos decidieron por razones políticas no volver al país, temiendo por su vida o por el rechazo al régimen franquista. En otros casos mujeres y niños fueron llevados sin su conocimiento en trenes hacía la frontera y entregados posteriormente a las autoridades españolas.

Argelès-sur-Mer se convertiría en el primer campo de refugiados, abierto el 1 de febrero de 1939, consistía en una playa delimitada por una alambrada y vigilada por los soldados senegaleses y los spabis argelinos (1). En Saint Cyprien y Bacarès también se habilitaron campos de concentración. El primer campo con barracones fue el de Gurs, inaugurado en el mes de abril. Las condiciones sanitarias y la alimentación eran tan deficientes que durante los primeros seis meses, 14.672 españoles murieron de desnutrición, disentería y enfermedades bronquiales. (2)

Imagen del exilio español.  Fundación Francisco Largo Caballero.
Imagen del exilio español.
  Fundación Francisco Largo Caballero.

El 1 de septiembre de 1939 los ejércitos de Hitler invadieron Polonia y tres días más tarde Francia, Inglaterra y otros países declararon la guerra a Alemania. El Gobierno Francés invita a los republicanos españoles a alistarse al lado de los franceses para luchar contra los fascismos europeos en la Segunda Guerra Mundial. Los voluntarios españoles estaban convencidos de que la caída de Hitler y Mussolini conllevaría a una derrota para Franco. (3)

(1) La oposición durante el franquismo. El exilio republicano – Milagrosa Romero Samper

(2) La Guerra Civil. Las fotos que hicieron historia 1936-39 tres años que desafían el olvido – Paul Preston. Edi. La Esfera de los libros y JdeJ Ediciones (2005)

(3) Algunos de esos republicanos combatieron ferozmente a lo largo de la Segunda Guerra Mundial en la División Leclerc, que se hizo célebre por su nombre en castellano, “La nueve” y por haber sido la primera unidad militar en entrar en París el 24 de agosto de 1944, en la hora de la Liberación.

Los niños de la guerra

Durante todo el transcurso de la guerra se produjeron desplazamientos de refugiados y exiliados españoles que escapaban de la contienda bélica, produciéndose evacuaciones masivas de niños hacia el extranjero. Los puertos de Santurce (Bilbao), El Musel (Gijón) y Valencia sirvieron para transportar a los niños por mar, también se organizaron convoys en autobuses o trenes que partían desde diferentes puntos de Cataluña hacia Francia.

Algunos de los países que acogieron a los niños como Francia, Bélgica, Inglaterra y Suiza facilitaron su posterior regreso a España una vez finalizada la guerra, a excepción de la URSS y México contrarios a su retorno y con los que el régimen de Franco no mantenía relaciones diplomáticas.

De un total de 32.063 niños evacuados, el país que acogió un mayor volumen de niños durante la guerra fue Francia (17.489 niños), seguido de Bélgica (5.130 niños), Inglaterra (4.435 niños), la URSS (3.291 niños), Suiza (807 niños), México (456 niños), África Francesa (335 niños) y Dinamarca (120 niños) respectivamente. (1)

El 21 de marzo de 1937 el Gobierno Vasco, con el apoyo del Gobierno de la República organizó la evacuación de 450 niños vascos desde el puerto de Bermeo (Vizcaya) con destino a la localidad francesa de Boyardville. Durante este mes, salen también desde Valencia una expedición de 72 niños procedentes de Madrid y Valencia con destino la URRS en el mercante Cabo de Palos. El 6 de mayo de 1937 acompañados por 72 maestras salen desde Santurce (Bilbao) 2.273 niños embarcados en el trasatlántico Habana, cuando llegaron a Burdeos  son trasladados cerca de Southampton (Inglaterra) y acogidos por la organización Basque Children’s Committee.

Desde el principio de la guerra quedó manifiesta la simpatía del Gobierno Mexicano por la causa republicana, fruto de ello el Presidente Lázaro Cárdenas y su mujer Amalia Solórzano (2) dieron su ofrecimiento para acoger a los niños de la Guerra.

El 17 de mayo de 1937 partieron por tren desde Barcelona a Burdeos 456 niños,  posteriormente el 20 de mayo fueron embarcados en el vapor francés Mexique, arribando al puerto de Veracruz en Mexico el 7 de junio de 1937. Estos niños fueron trasladados a Morelia el 10 de junio de 1937.

Miles de niños tuvieron que abandonar España y ser acogidos por otros países.
Miles de niños tuvieron que abandonar España y ser acogidos por otros países.

La Unión Soviética continuó acogiendo a niños, así con fecha 13 de junio de 1937 desde el puerto de Santurce en Bilbao embarcan en el Habana 4.500 niños. A su llegada a Burdeos un grupo de 1.495 niños fueron trasladados en otro barco francés el Sontay con destino al puerto ruso de Leningrado. Posteriormente el 24 de septiembre de 1937 salen desde el puerto de El Musel en Gijón 1.100 niños, llegando al puerto de Leningrado el 4 de octubre de 1937 en los barcos rusos Kooperatsia y el Félix Dzerzhisky. Así mismo a finales de 1938 y una vez cruzada la frontera francesa en autobús, salieron del puerto francés de El Havre 74 niños en el barco ruso Marya Ulianova y 117 niños en el barco ruso Félix Dzerzhisky dirección Leningrado.

(1) El Exilio Español de la Guerra Civil: Los niños de la Guerra – Fundación Francisco Largo Caballero

(2) Amalia Solórzano, presidía el Comité de Ayuda a los Niños del Pueblo Español fundando para ofrecer hospitalidad a los refugiados españoles “Los Niños de Morelia”.